Logotipo de destrucción de documentos
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Cómo se recicla el papel

Aunque estamos en la era digital, se sigue usando el papel de manera cotidiana en el trabajo y para actividades diversas. Para fabricarlo se talan millones de árboles, perjudicando el medio ambiente de forma muy agresiva. La necesidad del reciclaje de papel es cada vez mayor; vamos a analizar las razones y procedimientos.

Reciclaje de papel

Para que reciclar papel sea una realidad lo primero que hace falta es recuperar todo lo que se pueda del usado diariamente. En España eso se consigue depositándolo en los contenedores azules que se encuentran en todas las ciudades y la mayoría de los pueblos del país.

En las industrias existen unos contenedores específicos para residuos.

Proceso de reciclaje

Después los recogen camiones habilitados para ello que lo llevan a las plantas de reciclaje, sitio en el que se clasifica papel y cartón de acuerdo a criterios de calidad.

Tras este proceso, se compacta en balas para su almacenaje y comienza el auténtico tratamiento para convertir lo que son residuos en recursos, que es lo que contribuye a mejorar el medio ambiente.

El papel se introduce en una máquina llamada pulper donde se tritura a la vez que se utiliza agua, resultando una pasta de papel. Esta máquina es como una gran batidora con una hélice que separa las fibras.

Al tratar la pasta de papel con aditivos y minerales se le da la textura y propiedades que, según los casos, se buscan (blancura, porosidad, resistencia, etc.).

Luego se introduce la pasta en la máquina para fabricar el papel, lo cual se realiza mediante el proceso de afinamiento, prensado, secado y bobinado.

El papel queda como una fina capa sobre la máquina. Esta es como una gran caja alargada en la que va la pasta; las fibras tienden a tomar una posición paralela a la tela de la máquina, en la zona superior, formando una lámina.

Así se comienza el secado, con el agua cayendo a través de la tela y las fibras quedan sobre ella. Después pasan por unos rodillos huecos y en su parte exterior forman una malla que, debido a la presión, evapora el resto del agua.

Con esto el papel adquiere consistencia y se puede eliminar la humedad sobrante con presión y calor.

Después de todo este proceso las fibras que al principio estaban separadas y mojadas, se han unido y secado para formar lo que conocemos como papel.

El proceso de fabricación acaba cuando se enrolla en inmensas bobinas.

Durante la fabricación hay que tener en cuenta varios factores:

Gramajes.
Calidad del papel.
Tipo de papel de acuerdo al uso que se le vaya a dar.
Medidas de las bobinas que usarán quienes vayan a manipular el papel para fabricar sus productos.

Si lo que se quiere es fabricar un papel gráfico o para productos de higiene la pasta pasa por un proceso de destintado, en el que se separan las impurezas del papel disolviéndolo en agua.

Aquí las fibras se van limpiando, soplando aire, mientras se desarrolla el procedimiento y la tinta se va retirando pegándose a las burbujas de aire. Después el papel se blanquea con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada).

Usos del papel reciclado

Las empresas utilizan cada vez de manera más importante materiales reciclados porque ofrecen muchos beneficios a la sociedad, como el hecho de que reciclar una tonelada de papel supone ahorrar 2000 kg de madera y 15000 l de agua.

Y si hablamos de beneficios, el hecho de optar por este tipo de materiales reduce costes, por no comentar la gran mejoría de marca que da el hecho de contribuir a la sostenibilidad ambiental.

Existen muchas clases de papel que se van adaptando a los nuevos usos que van surgiendo. Incluso los tipos de tinta han ido evolucionando para adaptarse a la actual dinámica en la que el medio ambiente es lo más importante.

Muchos de los formatos de papel que se utilizan actualmente no existían hace unos pocos años y son de aplicación en ambientes tan variados y extendidos como el arte, la educación, el comercio e, incluso, la sanidad.

En todos los sectores industriales es preciso el papel en sus diferentes variantes y modificaciones; tiene especificaciones lo que lo convierten en insustituible de una forma u otra, porque es un elemento flexible y adaptable.

Agricultura: Papeles para proteger la fruta en el mismo árbol y cosecha de las inclemencias climatológicas, así como durante el traslado al punto de venta en la caja.
Sectores de electrónica e informática: Para los cables y transformadores. Cartón dieléctrico para aislar, para contadores, en aparatos de radio, motores. Papeles para dinamos, baterías, para circuitos impresos de ordenadores.
Prensa, para impresión y escritura: Distintas formas de papel, el offset para impresión, fotográficos para impresora, láser. Siempre prima la calidad en todo tipo de trabajos.
Industria del acero, vidrio y aluminio: Se llama papel inter-leaving que intercala dos planchas y hojas evitando la fricción entre ellas y los posibles desperfectos que podrían darse.
Logística: Para envases y embalajes, es un papel acolchado que se coloca en los espacios vacíos entre productos, protegiendo la mercancía.
Química orgánica y bioquímica: Papeles que sirven para separación de iones que son difíciles de identificar, pero también para ver componentes de ácidos nucleicos y proteínas.
Sanidad: Desde apósitos, papeles de uso en camillas hasta papel higiénico perfumado, pañuelos, etc.
Automoción: Son de gran resistencia, por ejemplo, en la junta de la culata. Los filtros de aire y gasolina, transmisión y fricciones de frenos...

Realmente estamos en la era digital, como decíamos al principio, pero eso no significa que sea el fin del papel; el reciclaje funciona y con él la sostenibilidad. Los bosques en España se van replantando y eso hace que la madera no corra peligro desde este punto de vista.

Solo es necesario hacer una aclaración desde el punto de vista de la destrucción de documentos.

Una cosa es plantearse destruir la documentación legal con información sensible, que haya quedado obsoleta y otra proceder al reciclaje del papel sobrante de una empresa.

En el primer caso es necesario desde la legalidad asegurarse de una correcta gestión documental, mientras que en el segundo caso solo se trata de reciclar sin importar el contenido de los documentos, por lo tanto, es preciso saber diferenciar los casos.

Anobium es una empresa de destrucción de documentos y actuamos según las normativas europeas y españolas sobre protección de datos. Estamos a su disposición para lo que necesite. Tenemos más de 20 años de experiencia.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE